2025 será la fecha límite que los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea se han marcado a partir de la cual, en los países de la UE entrará en vigor la prohibición de la adquisición de vehículos y furgonetas comerciales nuevas de motor de combustión diésel y gasolina que emitan CO2 como medida para reducir la contaminación y lograr la descarbonización completa en el año 2050.

El objetivo es claro: reducir las emisiones el 55% hasta 2030 para los turismos y del 50% para las furgonetas. Se espera un recorte del 15% en 2025 en relación con 2021, para pasar al 55% en 2030 y al 100% en 2035.

La prohibición de adquisición de vehículos de combustión está enmarcada dentro del Paquete de medidas Fit fo 55 diseñado por la Comisión Europea, deberá ser ahora implantada en cada Estado Miembro debiendo, en el caso de España, negociar con la Unión Europea su implantación con las consecuencias económicas que esto supondrá para el sector de la automoción en España, que ya se encuentra bastante castigado por la crisis de suministros.

En concreto, esta medida supone que no se podrá adquirir vehículos y furgonetas nuevos de combustión diésel y gasolina. No obstante, sí se podrá matricular vehículos de combustión si sus emisiones son nulas, es decir, si se trata de combustibles sintéticos de cero emisiones.

No obstante, se seguirá permitiendo la adquisición de vehículos de combustión de segunda mano.

Esta medida está alineada con la tendencia de compra actual en la que el 19,6% de los vehículos nuevos vendidos en la Unión Europea fueron eléctricos (incluidos los híbridos enchufables) frente al 11,9% de 2020 según datos proporcionados por la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA).

Fin a los incentivos regulatorios de vehículos de cero y bajas emisiones

En el seno de este acuerdo, el Consejo Europeo ha acordado también poner fin al mecanismo de incentivos regulatorios para vehículos de cero y bajas emisiones (ZLEV) a partir de 2030.

Asimismo, se ha planteado mejorar el despliegue de la infraestructura de carga en los Estados Miembros para garantizar el servicio a los consumidores.

Próximos pasos a seguir: Evaluación de la situación en 2026

En 2026, la Unión Europea evaluará los progresos alcanzados en materia de reducción de emisiones para determinar si es necesario revisar estas metas y diseñar un nuevo plan o no.

Cuando entrará en vigor esta media

Una vez que esta medida ha sido aprobada en el seno de la Unión Europea, corre a cargo del Parlamento Europeo diseñar el texto final para su implantación en todos los Estados Miembros.

Para el sector de la automoción, esta noticia supone un jarro de agua fría y es que el 87% de la producción nacional son coches de motores de combustión diésel y gasolina, aunque la producción de eléctricos e híbridos enchufables ha pasado de un 0,3% en 2019 al 12,8% actual. En concreto, en el mes de mayo, se aumentó la fabricación de vehículos eléctricos y híbridos un 32,3% hasta las 23.570 unidades.

error: