Responsabilidad Civil Directivos y Consejeros

La evolución del régimen de responsabilidad civil viene marcada en la actualidad por un incremento cuantitativo y cualitativo de nuevos supuestos de responsabilidad así como por una mayor tendencia a incrementar el número de demandas presentadas, siguiendo el modelo norteamericano y que se va extendiendo cada vez más por Europa.

Según datos del mercado asegurador, las reclamaciones contra directivos crecen en España a un ritmo del 20% anual y, en el 75% de los casos, las demandas proceden de accionistas y empleados de la propia compañía, mientras que un 15% son de clientes y un 4% están impuestas por competidores.

Desde 1990 se pasa de una responsabilidad por el daño causado a la sociedad, los socios y los acreedores sociales “por malicia, abuso de facultades graves o negligencia grave “a la responsabilidad de los administradores “por actos contrarios a la ley o a los estatutos o por los realizados sin la diligencia con la que deben desempeñar su cargo”.

Se pasa, pues, a una responsabilidad personal, universal e ilimitada y que puede amenazar tanto a su patrimonio como el de su familia pudiendo incurrir incluso en responsabilidades penales.

El hecho de que se defina esta responsabilidad a través de la “falta de diligencia”, abre la puerta a reclamaciones por mala gestión cometida por imprudencia, negligencia, omisión, error, declaración inexacta, etc…

error: